Seleccionar página
¿Conoces la historia de los insectos?

¿Conoces la historia de los insectos?

¿Por qué no comemos insectos?

Quizás es porque no conocemos su historia o beneficios. En la antigüedad eran considerados un manjar. Hace miles de años que en España se dejaron de consumir. Pero, ¿por que ese cambio tan drástico?

Este divertido video de TedEd te lo explica!

 

Lección: Emma Bryce

Narración: Ricardo de Vecchi y Banco interamericano de Desarrollo

Animación: NEIGHBOR

QUIÉNES SOMOS Y QUÉ HACEMOS AQUÍ

QUIÉNES SON Y CÓMO HAN LLEGADO HASTA INSECTFIT

 

¿DE DÓNDE VIENEN LOS IMPULSORES DE INSECTFIT?

Gabriel Vicedo Cornello (23), graduado en Turismo y Administración y Dirección de empresas en la Universidad de Alicante,

y Alberto Mas Gomis (26), estudiante de grado de Nutrición Humana y Dietética, a un curso de graduarse también dentro de la universidad de Alicante,son los precursores de INSECTFIT, la marca alimenticia con base en nutrientes de insectos, que pretende cambiar la mentalidad del ciudadano de a pie y marcar la diferencia en relación a alimentos saludables y grandes aportes nutricionales.

Esta pareja de amigos, conocidos desde la infancia y nacidos y criados en Crevillente, Alicante, lo han dejado todo para poder trasladarse a la ciudad de Valencia, donde luchan cada día por desarrollar y sacar a flote su idea.

¿CÓMO FUE EL IMPULSO DE ESTA IDEA?

 

INSECTFIT comenzó cuando Gabriel Vicedo, estaba leyendo el periódico y vio un artículo que decía “Insectos, la proteína del futuro”, algo que despertó en él curiosidad, llevándole a investigar sobre ello.

Pasado un tiempo, se lo comentó a sus compañeros en una barbacoa informal donde estaban todos reunidos, y como no, en primera instancia no faltó el cachondeo hacia la idea. Entre otras bromas, nombraban a Gabriel, el cucarachamán de España.

En dicha barbacoa se encontraba Alberto Mas, que como futuro nutricionista, se interesó por las posibles aportaciones nutricionales que podría poseer esta especie. Interés que ha hecho que hoy por hoy, sean el equipo perfecto de los insectos comestibles del futuro español.

¿CÓMO COMENZÓ A TOMAR FORMA INSECTFIT?

Comenzaron a trabajar juntos tras comprobar la posibilidad de presentar el proyecto a una incubadora de ideas en Valencia (Lanzadera).

Primero buscaron los beneficios y la viabilidad de la idea.

Seguidamente, realizaron un estudio de mercado para validar la idea. Por este motivo también realizaron encuestas para valorar el público objetivo. Así, descubrieron a los gimnasios como la principal fuente de financiación, siendo los herbolarios una meta más lejana a alcanzar.

Tras desarrollar el proyecto y presentarlo, tuvieron la oportunidad de hacer vida en Valencia y llevar hacia delante la idea en Lanzadera, que es una especie de coworking donde en diferentes plantas y/o incluso, en el mismo espacio, conviven personas con diferentes ideas, los cuales son compañeros de espacio, y también de debate, ayuda ¡e incluso cañas!

 

Alberto, reconoce que confió en la viabilidad de la idea desde el minuto uno teniendo por tanto, perspectiva de futuro siempre sobre la misma.

Gabriel también lo creyó y en cierto modo es lo que día tras días, hace que no dejen de moverse teniendo reuniones constantemente. Contactan con laboratorios y granjas para criar y hacer la harina de insectos, al igual que para el cultivo. Así como también, se informan constantemente sobre temas de sanidad para poder venderlas y manipularlas.

A pesar de todo ello, conocen que hasta el uno de enero no se puede comercializar ningún producto que pretenden lanzar (harina, barritas y pastas) en España debido a que existe una regulación que las prohíbe hasta ese momento.

¿ALGUNA ANÉCDOTA DURANTE EL DESARROLLO DE ESTA IDEA?

 

Tanto Alberto como Gabriel, recuerdan el día de la presentación del proyecto, cuando el jefe dijo: ahora viene lo bueno.  Y comenzaron a proponer su idea y todos los demás componentes de Lanzadera que también trabajan allí o se presentaban con otras ideas, comenzaron a mirarles con caras extrañas.

Confiesan que actualmente, aguantan muchas burlas sin maldad ya que como ellos dicen, allí son los raros de los bichos.

 

Cuentan además, que algunos componentes de la empresa que hablan con ellos sobre propuestas jocosas, como la posibilidad de realizar un jamón de grillo.

 

¿Quieres conocer más? ¡Te lo contamos todo en el siguiente artículo!

COMER INSECTOS: SUS PRINCIPALES PROBLEMAS

COMER INSECTOS: SUS PRINCIPALES PROBLEMAS

No te vamos a mentir, esta fuente de alimentación tan nutritiva, también está plagada de problemas que derivan en determinadas consecuencias, ¿descubrimos cuáles son?

Falta de regulación en España

Saciar nuestro paladar con insectos, es una realidad que experimenta gran parte del planeta, pero en España no existe una regulación propia en relación al consumo de insectos. Esto quiere decir que la venta de los mismos está prohibida para el consumo humano dentro de la Unión Europea.

La consecuencia de este hecho, es lo complicado que es para el consumidor español, encontrar restaurantes con platos que incluyan estos bichitos tan saludables, por lo que genera un parón en las inquietudes y curiosidades alimenticias humanas del territorio español.

Carencia de aceptación social

Los insectos son algo habitual en la dieta de más del 80% de culturas en el mundo. En cambio, en la que nosotros hemos crecido los insectos son considerados plagas, síntomas de suciedad, portadores de enfermedades o, en cualquier caso, una especie desagradable que debemos eliminar.

En consecuencia, nunca se comienza del todo a considerar los insectos desde un punto de vista ecológico, económico, de salud y de sostenibilidad a nivel mundial. Por lo que, el rechazo que produce, ser más fuerte que cualquiera de todos sus beneficios. La pregunta es ¿seremos capaces de vencer algún día todos nuestros prejuicios?

Riesgo de infecciones

¡No se conocen casos de transmisión de enfermedades o parasitoides a humanos derivados del consumo de insectos cuando son manipulados en las mismas condiciones de higiene que cualquier otro alimento!

No obstante, pueden generarse algunas alergias comparables a las de los crustáceos, pero en comparación con los mamíferos y las aves, los insectos poseen un riesgo menor de transmisión de infecciones zoonóticas.

Es cierto que es un tema a investigar a fondo, pero la realidad hoy se conoce, es que el propio ganado y la fauna que consumimos en la actualidad, actúa con más riesgo infeccioso, que los propios nutrientes de insectos que no consumimos.

No apto para todos los públicos

Desde la creación de nuevas recetas y menús en los restaurantes hasta el diseño de nuevos productos alimenticios, el sector de la alimentación desempeña un importante papel a la hora de consolidar la idea de los insectos como alimentos. Los profesionales de la industria alimentaria, incluidos los chefs, experimentan con los sabores de los insectos.

En consecuencia, dirigen sus creaciones principalmente, a personas que experimentan con la comida y no al consumidor de a pie. Un obstáculo importante para el sector alimenticio por falta de individuos curiosos y/o con mentes abiertas para experimentar con los alimentos.

¿¡Por qué no formar parte de los valientes y curiosos que experimentan el buen probicho!?

Seguimos sin querer mentirte. Esta fuente de alimentación tan nutritiva, se encuentra con problemas que derivan en determinadas consecuencias, ¿descubrimos cuáles son?

 

Altos precios, producción a pequeña escala, medios de comunicación desinteresados

La entomofagia no ha captado la atención de:

  • Los medios de comunicación,
  • Las instituciones de investigación,
  • La mayoría de chefs españoles por falta de demanda, y
  • Otros miembros de la industria alimentaria.

Este hecho se debe a la prohibición del consumo de insectos dentro de la Unión Europea.

En cambio, en otros países de occidente, no solo es habitual el consumo de esta especie, sino que además, algunos concretos como: la oruga de la mariposa emperador en África del sur y los huevos de hormiga tejedora en el sureste de Asia, son la delicatessen de la casa y pueden alcanzar precios elevados, y considerarse un manjar exquisito.

Por otro lado, concretamente en España, la actividad empresarial y formal relativa a la cría de insectos sigue siendo lógicamente, reducida. Es cierto que están surgiendo iniciativas que tienen en cuenta el potencial de los insectos como alimentos y piensos, pero la cría de insectos se sigue realizando a pequeña escala, en granjas familiares que destinan sus mercados a países fuera de Europa hasta que el cambio legal se establezca para este enero de 2018.

Escasez de conocimiento humano

Comer insectos no significa ingerir esta especie tal cual la encontramos por la naturaleza. Cada bichito es procesado y cultivado para conseguir que sea un alimento nutritivo. Ciertamente, aunque este hecho nos produzca repelús, más de una vez nos hemos alimentado de ellos al morder una manzana o comer una ensalada.

Pero para que los insectos sean comestibles, deben reunir una serie de condiciones y pasar una serie de procesos, con intención de convertirse en un ingrediente visible o no visible para que resulten apetitosos y combatir así, la idea preconcebida de su sabor y textura.

Además, la crianza de los mismos, debe poseer unas garantías alimenticias para el consumidor. De lo contrario, corremos el riesgo de sufrir alergias, intoxicaciones y envenenamientos.

Presión humana

Si no existe una cultura de la entomofagia en ciertos países, parece que deba crearse.

De los países de occidente ya vienen influencias de dietas que afectan a las decisiones en materia de alimentos y de consumo de insectos, generando en la mayoría de la población española desprecio o rechazo.De hecho, en muchos países consideran esta especie como aperitivo antes de cualquier comida, lo cual puede resultar para muchos países de la Unión Europea, incómodo hasta pensarlo.

Puede ser que el hecho de que la historia demuestre que los modelos de dieta son susceptibles a cambiar rápidamente, (sobre todo en un mundo tan globalizado),genere una barrera en el individuo español ante cosas tan innovadoras como esta, y que la inculcación alimenticia de los países de occidente hacia nosotros, haya llegado a sus topes.

De todas formas, la rápida aceptación del pescado crudo en forma de sushi  incluso en los países más tradicionales en alimentación humana, abre la posibilidad del comercio y del consumo urbano de insectos más pronto de lo que pensamos en nuestro país.

Falta de Garantía en la seguridad alimenticia

Los expertos aún deben conocer el potencial de los insectos como alimentos y piensos para poder garantizar su seguridad alimenticia. Por ello, aún quedan evaluaciones profundas que realizar sobre el ciclo de vida de las especies de insectos para compararlas con otras, y también con otras fuentes convencionales de alimentación y piensos. Esto se debe a la necesidad de conocer en su totalidad, los beneficios y cualidades exactas,capaces de aportar esta especie casi aún parece que desconocida.

En consecuencia a la carencia de ampliación de los datos sobre el valor nutritivo de las especies de insectos comestibles y su contribución a la salud humana y animal, provoca que siga aumentando el rechazo del ser humano hacia este, como aporte saludable.

Además, en cuanto a la legislación tampoco existe el desarrollo de un marco normativo y de códigos voluntarios que regulen la condición de los insectos como alimentos y piensos a nivel nacional, por lo tanto, ¿cómo vamos a curtirnos en educación sobre las ventajas de la entomofagia y/o cómo vamos a integrar los insectos en nuestra dieta, sino existe unas bases de acepte, apruebe y corrobore la eficacia del consumo de insectos como complemento alimenticio?

Empieza antes que España y no te prives en otros países hasta su próxima regulación, del ¡buen probicho!

RAZONES POR LAS QUE DEBERÍAMOS INCLUIR INSECTOS EN NUESTRA ALIMENTACIÓN

RAZONES POR LAS QUE DEBERÍAMOS INCLUIR INSECTOS EN NUESTRA ALIMENTACIÓN

¿POR QUÉ DEBERÍAMOS ALIMENTARNOS DE INSECTOS?

 

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés) estimaron que el nivel de vida aumentará y que la urbanización en diferentes partes del mundo (China e India a la cabeza), incrementará el consumo de carne en un 77%.

La producción que se está obteniendo actualmente, no puede satisfacer la creciente demanda de alimentos, por lo que se necesita producir otras fuentes alternativas y renovables de proteína.

Un ejemplo de tales fuentes de proteína alternativas, pueden ser: las algas, la carne cultivada y los insectos. La realidad es que únicamente este último, es la alternativa que está preparada para su uso y consumo en la actualidad ya que además de ser una fuente casi inagotable de alimento por la cantidad de especies que conforman nuestro hábitat, contienen unos beneficios insuperables que otros alimentos de habitual consumo, no poseen ¡y eso ya lo saben algunos países!

¿EN QUÉ NOS BENEFICIAN ESTOS BICHOS?

 

– Fuente de proteínas y ácidos grasos

 

Un insecto puede llegar a alcanzar hasta el 70% del contenido proteico necesario para un individuo diariamente. Según expertos, su consumo en niños desnutridos también sería de gran importancia debido a su elevado contenido en ácidos grasos. Además, de acuerdo a la Sociedad Entomológica de Estados Unidos, las termitas, las orugas, los saltamontes, las moscas, las arañas y los gorgojos constituyen las mejores fuentes de proteínas que otros animales, como el pollo o la vaca.

La misma FAO hace una década, recomendó incluir estos bichitos comestibles en nuestra dieta diaria, ya que contienen grandes beneficios para la salud por ser fuente rica en proteínas, vitaminas B12 y B6, así como en hierro, calcio y grasas insaturadas (omega 3 y 6), así como por contener aminoácidos para el ser humano.

Por ello, están considerados como la alternativa sostenible y ecológica más adecuada de la carne y el pescado.

Además, su fuente de proteínas es de alta calidad, por lo que, como aseguró el fisioculturista y entrenador personal Adam Snicki “si quieres tener músculos poderosos el mejor camino es comer insectos”.

 

Es cierto, como aseguró la especialista en zootecnia de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, Charlotte L. R. Payne, que muchos deportistas quieren reducir su huella de carbono a la hora de alimentarse para su actividad física, por lo que comer insectos es una excelente manera de hacerlo. Por tanto, permiten el desarrollo muscular de las mujeres y hombres fitness, gracias a sus 9 componentes de aminoácidos esenciales, que reparan las fibras dañadas y consiguen su desarrollo sin necesidad de suplementación o complementos proteicos.

-Mayor índice de transformación del alimento (kg de alimento per kg de peso ganados)

La eficiencia de un insecto para transformar aquello que come en masa y crecimiento corporal es mucho mayor que en cualquier animal doméstico. Así pues, se necesita invertir menos recursos en su crecimiento que en otros animales; proporcionalmente, obtenemos más biomasa gastando menos. Este hecho cobra especial relevancia ya que las vacas, los corderos y los cerdos necesitan más sangre para calentar el cuerpo (son endotérmicos), produciendo así, calorías. Al contrario que los insectos, que son exotérmicos y obtienen su energía del entorno que les rodea generando un alto contenido en proteína y bajas grasas.

-Fuente de minerales y de fibra

 

Alrededor de 1 de cada 2 mujeres embarazadas y de un 40% de los niños en etapa preescolar en países desarrollados padecen anemia (falta de hierro) como consecuencia de su dieta, hecho que acarrea problemas cognitivos y de rendimiento. Los insectos contienen enormes cantidades de micronutrientes como el hierro, además de cobre, magnesio, fósforo, manganeso, selenio y cinc. Por otro lado, contienen mucha fibra en forma de quitina, el carbohidrato básico que configura la cutícula de los artrópodos. La quitina es molecularmente similar a la celulosa de las plantas y se considera, como ésta, de gran importancia para la salud intestinal.

 

-Menos riesgo de contraer enfermedades zoonóticas

 

No existen evidencias de la transmisión de enfermedades de insectos a humanos debido a su consumo, como sí ocurre con los pollos o las vacas (gripe aviar o enfermedad de las vacas locas). Aunque si bien, es cierto que no existen suficientes estudios que respalden la total inocuidad de su consumo.

¿QUÉ NOS APORTAN CON RESPECTO A OTROS ALIMENTOS DE ORIGEN ANIMAL Y VEGETAL?

 

Como podemos observar, los bichos se mantienen en la cúspide en relación a la cantidad de proteínas que poseen con respecto a otros animales de los cuales nos alimentamos y que hasta hoy, creíamos que eran nuestra única y gran fuente de energía saludable.

La FAO también recomienda que hagamos de los bichitos nuestra fuente nutritiva habitual, debido a que contribuyen al mantenimiento del medio ambiente por su poca producción de gases de efecto invernadero y poco amoníaco (derivado sobre todo de los excrementos). Por lo que la contaminación de metano es de 100.000 veces menos que el producido por los rumiantes.

Conociendo que la falta de agua afecta actualmente a gran parte de la humanidad y atenta contra la biodiversidad, es fundamental conocer que necesitan menos consumo de agua para su cultivo que el propio ganado.

Así como también, se necesita mucho terreno para cubrir la demanda de alimentos destinados a personas y animales (pastos, cultivos, etc.), ocupando hasta 200 metros cuadrados para ello. Algo que no ocurriría con el cultivo de insectos, los cuales solamente ocuparían alrededor de unos 15 metros cuadrados de tierra.

Hemos podido comprobar lo rentables que son con respecto a otros animales pero ¡también son más saludables para nosotros con respecto a otros alimentos de origen animal y vegetal!, básicamente porque nos aportan:

  • 5 veces más magnesio que el que nos pueden proporcionar las vacas
  • 3 veces más hierro que el que nos pueden proporcionar las espinacas
  • 2 veces más de calcio de lo que nos pueden proporcionar los botes de leche
  • 2 veces más de fibra que el que nos puede proporcionar el arroz

Así como, 10 veces más de vitamina B12 que el que nos puede proporcionar el propio salmón.

¿CUÁL ES EL FUTURO DE LA DIETA INSECTÍVORA?

 

El problema de la escasez de alimentos dentro de una década, no se solventará graciasa la ingesta de esta especie, sino que “la respuesta es la diversidad”, dice Frøst. “La diversidad es igual a la resiliencia – cuanto más diversas sean nuestras dietas, más tenemos seguridad alimentaria. Si excluyes a los insectos, eso es una parte importante de la diversidad que estás perdiendo “.

Los expertos de la agencia de la ONU están convencidos de que bichos y bichitos permitirán alimentar a los 9.000 millones de humanos que poblarán el mundo en el año 2050. «Es más fácil producir nutrientes con insectos y mucho más barato que hacerlo con la ganadería convencional», comenta Aranceta.

En la actualidad, ya hay 122 países que se alimentan de estos seres: la entomofagia, ya seda en Asia, América y Oceanía y también Europa. Aún así, la UniónvEuropea es consciente de que no será fácil al principio, salvar los prejuicios contra el consumo de grillos y escarabajos. Los tailandeses, que son unos expertos, dicen que se pueden comer de cualquier forma. Como todo, es cuestión de ponerse.

 

¡Ánimo y buen Probicho!

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial